ABBA 3. - 11 de junio de 2018. Testimonios, Preguntas y Respuestas.

Abba está presente y saluda a cada uno de en el espacio sagrado de su corazón. De nuevo, este día, caminaremos juntos para tratar de responder a sus preguntas de cualquier tipo, quizás permitiéndole liberarse de ciertos pesos que ya no son útiles.

ABBA 3. - 11 de junio de 2018. Testimonios, Preguntas y Respuestas.

Abba est presente y saluda a cada uno de en el espacio sagrado de su corazn.

De nuevo, este da, caminaremos juntos para tratar de responder a sus preguntas de cualquier tipo, quizs permitindole liberarse de ciertos pesos que ya no son tiles.

En primer lugar, acojamonos en silencio, en el fuego del Amor y de la Verdad.

...Silencio...

En este silencio de paz de corazn acogemos la primera pregunta.

Voces: Quines son esas presencias que aparecen durante las fusiones y cmo reaccionar? Desaparecen tan pronto como son vistos.

Bienamados, en lo que se llama la fusin del Amor, la alineacin o cualquier otro trmino que les convenga, un cierto nmero de cosas se realizan. Por supuesto, como ustedes dicen, algunos de ustedes, en esos momentos, se encuentran viendo o percibiendo un cierto nmero de elementos. Estos elementos pueden ser de cualquier naturaleza, de cualquier origen.

En estos momentos, y especialmente en estos momentos, todo lo que se presente ante ustedes, incluso de manera fugaz, debe ser amado y reabsorbido de alguna manera en su corazn, dndoles entonces la prueba indeleble de que, cualquiera que sea el elemento que se presente en conciencia o forma ante ustedes en estos momentos, est simplemente all, no para ser observado, sino mucho ms para ser absorbido en el fuego del Amor.

As, esto te lleva a darte cuenta de que todo lo que puede haber parecido externo a ti hasta entonces, est, por supuesto, dentro de ti.

As, al reabsorber la imagen, el arquetipo, la conciencia o la forma que est frente a ti, te das cuenta de la fusin ms sublime del Amor, que consiste en no rechazar nada, no separar nada, ver todo con la misma mirada de Amor, para que este Amor pueda acoger y acoger lo que se ve, lo que se percibe, haciendo posible poner fin al simulacro, a las imgenes, a los dioses, a las entidades, para que el silencio de la eternidad pueda ser vivido en tu corazn de la manera ms ligera y ms obvia posible.

Este acto de Amor, que consiste en absorber al otro en su propio corazn, viene a enriquecer tu propio corazn, no con otra presencia, sino con la intensidad de la misma presencia, permitindote afirmar, como yo lo hago, que t eres yo como yo soy t. Esto se aplica, por supuesto, a cada hermano o hermana en la humanidad con la que entran en resonancia, en una relacin de fusin, pero tambin frente a cualquier escenario, cualquier forma, cualquier arquetipo o cualquier conciencia que ocurra dentro del mismo espacio, en el alineamiento de su corazn, en el corazn del corazn.

As que ese es el camino a seguir: no rechazar nada, no pesar nada, no controlar nada. Ser justos en este estado de sacrificio, donacin y aceptacin incondicional de todo lo que se presenta, cualquiera que sea su naturaleza y lo que sea, porque est definitivamente en ti, trayndote la prueba entonces, hoy, de que lo que est adentro es como lo que est afuera, para realizar el milagro de una cosa, para realizar el milagro de una conciencia y un corazn.

Como ustedes saben, todos nos hemos movido ms all de conceptos, ideas y creencias para penetrar en la verdad en el mismo nivel y en el corazn. Esta verdad, como ustedes saben, no puede ser compatible con ninguna imagen, ningn pensamiento, ninguna emocin. Simplemente, a travs de la magnificencia de la acogida, se realiza el ms digno y noble servicio del ser humano en encarnacin: amar sin tregua, amar sin desvos, amar y slo amar.

En ese momento, tan pronto como entiendes este mecanismo en particular, entonces te vuelves libre. Porque ustedes se han mostrado en este encuentro cara a cara, que no hay diferencia entre ustedes y todo lo dems, dndose cuenta de que todo lo dems est absolutamente incluido dentro de su corazn, terminando la distancia, terminando el interrogatorio. No tienes nada ms que hacer en esos momentos que estar presente, no tratar de entender, no tratar de recordar ningn smbolo, forma o arquetipo, o conciencia, incluso presente en la Tierra o en otro lugar.

No tienes que identificarla, se present porque t ests aqu. Al estar presente, la integracin, la absorcin del Amor, se hace por resonancia, se hace por simpata, se hace por carisma, lo verdadero. As, en este acto de comunin, de Amor y de fusin, te das cuenta de tu naturaleza esencial que, por supuesto, es slo Amor, no dejando lugar a otra cosa, a otro acontecimiento, a otro futuro o a otro devenir y acabando con todo lo pasado, para luego insertarte en la gracia del eterno instante presente, donde ests t, donde estoy yo, sin retenernos y, sin embargo, en total libertad, comunicndote permanentemente con la Verdad, el Amor, la gloria y la belleza.

...Silencio...

Puede continuar con la siguiente pregunta?

Voz: Preguntas de una hermana que no est all. Hay dos preguntas.

Pregunta: Ayer, las trompetas sonaban en m, el cuerpo era como una enorme caja de resonancia sin forma. Pueden las trompetas sonar aisladas en todos?

Bienamados, en vosotros, lo que est dentro, as como lo que est fuera, es la misma verdad. Por supuesto, las trompetas as llamadas, los sonidos del Cielo as como los sonidos de la Tierra, estn obviamente presentes en ustedes y de hecho, a medida que dicen, comienzan a resonar, a encenderse y a elevarse en la Morada de la Paz Suprema, donde no existe ninguna imagen, ningn pensamiento, ningn concepto y ningn futuro, trayndolos y llevndolos a la verdad de su ser, a la verdad de su esencia, conectndolos con el No-Ser de donde ha venido su Ser.

As que, viviendo esto, aunque todava no haya ninguna equivalencia en tu vida, en el lugar donde ests, corresponde a la llamada del espritu, a la llamada de la Verdad, pidindote que depongas las armas de cada lucha, que te pongas como ofrenda y que seas acogido en lo que eres. Porque lo que hay no es nada ms que t. Porque lo que te despierta con este sonido interior no es ms que tu doble golpeteo a la puerta, a travs de Cristo, a travs de Abba, a travs de Isis.

Donde t ests, yo estoy. Donde t me das la acogida, yo estoy. Donde t te abres, yo me abro. Donde t me recibes, yo te recibo. Entre nosotros, no hay distancia, no hay diferencia, excepto en la apariencia de la forma, excepto en la apariencia de tus pensamientos. T y yo estamos ms all de todas las cosas, haciendo el milagro de una sola cosa, que no es una. Esta cosa es Amor que ocupa todo el espacio, todo el tiempo, y que viene a trascender y quemar en el fuego de la Alegra eterna lo que todava encierra, lo que ustedes piensan que son y sin embargo no lo son. Porque te sitas ms all de todos los pensamientos, ms all de todos los sueos, ms all de todas las formas y ms all de todo el tiempo y el espacio.

Bendito seas, porque al inclinarte sobre este sonido, entonces te dars cuenta del yoga del sonido, llevndote a sintonizarte a ti mismo en la alineacin de tu corazn, en el corazn del corazn, permitindote luego probar el nctar de la Vida, el nctar del Seor. Lo que ciertamente eres ahora que me ves. Te ves a ti mismo como me ves a m.

...Silencio...

Como puedes ver, a la manera del Maestro Ram, hoy tienes la respuesta de las palabras, el Verbo y la respuesta del silencio. La respuesta del silencio as como la respuesta de las palabras ahora tiene el mismo impacto en tu resonancia y presencia, llevndote a experimentar la evidencia con asombro.

...Silencio...

Puedes continuar?

Segunda pregunta de la misma hermana.

Testimonio: Al escuchar a Bidi hablar desde el centro de la frente, sent un dolor en el corazn, como un golpe de lanza, y lo mismo en el centro de ambas manos. Se formaron circuitos triangulares entre la frente, las manos y el corazn, alternativamente, con llamas blancas a la derecha e izquierda, en la parte frontal de la cabeza.

Voz: Es slo un testimonio.

Permtanme, en relacin a su testimonio, traer algunos elementos, no para explicarles lo que se est experimentando, no tiene sentido, pero mucho ms para aquellos que leern u oirn su testimonio.

El corazn ha unido la cabeza y la cabeza ha unido el corazn de ahora en adelante. La conciencia de Cristo presente en todo hombre verdadero le permite, por supuesto, vivir muchos elementos. Estos elementos estn ms all de la forma de ahora en adelante, aunque todava existan, y estn impresos directamente en tu carne, dndote a vivir la mordedura del Amor al nivel de la materia, dndote a vivir la resultante que es este Paraso Blanco, esta blancura inmaculada antes de cualquier forma o creacin, llamada la Fuente.

As, pues, te encuentras a ti mismo, en tu frente, en tu corazn y en tus manos, animado por el soplo del Espritu, por el soplo de la Verdad, por la misma Fuente. As, pues, viviendo esto, te das a ti misma el regalo ms grande de todos, el de tu eternidad encontrada, en manifestacin por el momento en este mundo ilusorio.

Es vuestra presencia y esta experiencia la que, por s misma y a travs de la Inteligencia de la Fuente y la Luz, logra la finalizacin de la Gran Obra dentro de la Tierra, permitindonos retornar a lo que fue, como antes, antes de la forma, antes de cualquier forma y antes de la presencia de la conciencia.

En esta inmutabilidad, en este punto de apoyo que sostiene todos los dems puntos de la manifestacin y que, por tanto, est presente en todos los puntos y en todas las formas, est el Juramento y la Promesa, el Fuego Sagrado, el que no puede ser extinguido ni siquiera en el olvido y que hoy encuentra todo su vigor, toda su libertad y todo su impulso.

En ese sentido, no tienes nada que hacer. En esto, no tienes nada que cuestionar, como has dicho, sino simplemente aceptar la evidencia de la resurreccin, la evidencia de la Alegra, la evidencia del fuego. Todo lo dems no necesita de tu persona, todo lo dems es slo evidencia de la presencia y evidencia de la Luz, la que precede a cualquier forma, que no conoce ni forma, ni lmite, ni dimensin.

...Silencio...

Puedes continuar, por favor?

Testimonio: "Donde est el Amor, ya no hay necesidad. "Estas palabras, pronunciadas claramente por un ser una maana cuando me despert hace unos aos, adquirieron todo su significado, despertando lo que siempre haba estado escondido dentro de m. Estaba recibiendo una preciosa llave que me abri un camino, aunque no lo haya. Fue entonces, en la vida cotidiana, cuando el Amor comenz a expresarse en las pequeas cosas y en las atenciones al otro, en la benevolencia hacia los dems, en una nueva mirada hacia cada ser que se haba vuelto tan precioso como yo.

Desde entonces, todo se ha convertido en gracia, sencillez, fluidez, acogida, creando armona y paz a mi alrededor. Incluso mi salud ha sido restaurada. A veces, el rgimen de la persona un poco, pero muy rpidamente, la paz toma su lugar de nuevo. Hoy me reconozco a m mismo como Amor y reconozco que cada uno es Amor. No hay ms distancia, el corazn ocupa todo el espacio. El sueo termina en esta ilusin. Todo esto por eso, por fin.

Damos gracias juntos por sus palabras, porque ms all de las palabras que expresan con el Verbo y la belleza, hay por supuesto esta evidencia. As es el Amor, no puede ser de otra manera. El amor es obvio porque t eres Amor, aunque los velos del olvido te hayan inclinado a pensar o a experimentar otra cosa. El levantamiento de los velos se ha logrado, ya no hay, sincera y objetivamente, ningn obstculo para esta experiencia, excepto la persona que cree que puede vivirlo, mostrndose a s misma que todo lo que dice y hace, el sacrificio no ha sido realizado.

En tu caso, en efecto, las llaves estn en todas partes, en lo que miras, en lo que ves, en lo que oyes, en lo que piensas, en lo que piensas y, en tu caso, en ese viejo sueo que no era uno, que hoy se hace realidad. El Amor est en todas partes, dondequiera que mires, dondequiera que lo pienses. Cada uno ya no es externo, sino real y concretamente interno a ti, explicando entonces la benevolencia, porque no puede haber otra actitud hacia nadie. Porque te das cuenta entonces que el mismo Amor, en la misma intensidad, en el mismo resplandor, en la misma presencia, es estrictamente idntico, cualesquiera que sean las apariencias de cada uno.

As es el verdadero Amor. Todo amor que no ve esto y que no vive eso, no est todava inscrito en la Verdad del Amor, pero es omnipresente. Recuerden que el maestro de msica cre esta partitura hace mucho tiempo, para cada uno de ustedes y para m, dando para vivir en el momento justo, en el momento justo, lo que hay que vivir para ustedes. Alimntate, para el que no lo vive, de todo lo que viven tus hermanos y hermanas.

Como dijo Bidi, el testimonio es esencial. Todo lo que tienes que hacer es testificar, no a ti mismo, sino a la Luz. El testimonio de la Luz en s mismo resuena para el que no experimenta esto y lo lleva, sea cual sea la ira o la negacin, a colocarse extremadamente rpido en la misma evidencia, donde no hay nada que hacer, donde no hay nada que hacer, fuera de Eso.

El amor toma todos los lugares, desde el momento en que la persona no interfiere. Ya sea a travs de los sueos, ya sea a travs de las ondas, ya sea a travs de los sonidos, ya sea a travs de la msica, a travs de las imgenes, a travs de los encuentros con alguien, como conmigo, no hace ninguna diferencia, porque el resultado slo puede ser el mismo en todos. No hay diferencia, nunca ms la habr. El mismo Amor, el que no puede ser medido o dosificado, el que no puede ser limitado o confinado. Esta es la nica verdad.

Viviendo esto, qu ms quieres vivir? Esperando eso, qu ms puedes esperar? Horroroso, qu puedo decirte, si no es para mirar la sonrisa en los labios de tus hermanos y hermanas que estn experimentando esto, as como el brillo de sus ojos, as como su belleza a cualquier edad, en cualquier forma, en cualquier deformidad, incluso aparente, fsica. Ya no importa porque el Amor lo toma todo y no deja nada, y como dijiste, todo esto por eso. Tuvo que serlo, porque vali la pena y sigue valiendo la pena. Esto es intemporal y, sin embargo, est sucediendo en este momento. Porque, como se les ha dicho, ha llegado el momento.

Simplemente permanece como tambin dijiste, este ltimo camino que no es uno, que es el camino del sueo, el camino de la ilusin, que te da la vuelta, para ver que incluso dentro de la ilusin, la verdad es total, tan pronto como aceptes que tu presencia en este mundo, como tu cuerpo, como todos los objetos de este mundo as como sus mitos, sus dioses, sus religiones, no son otra cosa que la pelcula que no tiene sustancia.

Entonces s, el sueo se hace realidad, abriendo el nuevo camino que no es, como dices, un camino, sino el establecimiento en cada camino, en cada lugar y en todo lugar, de este Amor absoluto, donde nada puede faltar, donde nada es superfluo, donde todo est presente. Viviendo esto, vives el Amor. Viviendo esto, t eres la verdad. Todo lo dems, que pasa, que pasar y que ha pasado, ya no puede representar nada para quien vive en el eterno presente del Amor, dependiendo de la forma, ni de este mundo, ni de ningn mundo y sobre todo, antes de cualquier historia.

...Silencio...

Le escuchamos y le escuchamos para la siguiente pregunta o testimonio.

Testimonio: Lucifer, el portador de luz, apareci un da de forma fortuita mientras lea unas lneas sobre l. Dej de leer despus de unas cuantas frases y de repente sent la necesidad de cerrar los ojos y centrarme. Poco a poco, empec a llorar sin saber por qu, y entonces empezaron a fluir torrentes de lgrimas. Las palabras han llegado: Te perdono, me perdono a m mismo, por todo lo que no entiendo, por lo que no pude hacer.

Se trataba de esas palabras, porque han pasado al menos tres o cuatro aos. Entonces, como una tormenta que se aleja, todo se vuelve normal de nuevo, incluso la luz y.... Olvid este episodio, antes de que se mencionara el nombre de Lucifer estos das en la reunin. Lo que entonces no entenda o trataba de interpretar, hoy tiene sentido.

Doy gracias por sus palabras. As como dije que no hay nada que rechazar en el Amor, ms all de cualquier explicacin y comprensin sobre una u otra conciencia, el llanto es liberador porque te permite reconectarte con lo esencial, a travs de todos los arquetipos, todas las heridas y todas las esperanzas de este mundo. Por supuesto, hay elementos histricos, simblicos y concretos, pero tambin arquetpicos que han acompaado a su sueo hasta sus ltimas capas en esta Tierra.

As, demuestran con sus palabras que no hay necesidad de comprender, no hay necesidad de captar, sino mucho ms de acoger sin ninguna diferencia todo lo que se presenta en la conciencia, en el arquetipo o en lo humano. Porque es en este Amor que t das y que t mismo asumes, es que el Juramento y la Promesa se realizan.

Reconocerse en el Amor es difcil de hacer en uno mismo, es mucho ms fcil reconocerse en el Amor presente en el otro. Porque vas ms all de las apariencias, ms all de la historia de la persona, la conozcas o no, e ignoras todo lo que la enmascara, vas directamente al corazn, donde ya no hay resistencia, donde ya no hay obstculo, entonces levantando los velos de la anomala primaria, para vivir esto espontneamente y sin que haya ninguna duda de lo que se vive.

Porque la experiencia del Amor no puede dejar el ms mnimo rastro o duda y que no puede ser comparable a nada de lo que habis conocido durante vuestras peregrinaciones en la superficie de este mundo, en cualquier amor, en cualquier conexin dentro del espritu que hayis vivido, dentro de los movimientos o en la soledad. No se puede comparar, no se puede medir.

Este es el Amor, no el que es aprehensible para ustedes en este mundo y que viven al azar y durante sus vidas y encuentros, pero que slo estn ah para ilustrar la falta que hay en ustedes. Hoy, este vaco se llena y se llenar cada vez ms, como ustedes saben, poniendo fin a toda la historia, poniendo fin a todas las nociones de origen o fin, reemplazndolos en esta Morada de Suprema Paz que contiene todas las moradas del Padre y todas sus moradas.

El tiempo del sueo llega a su fin porque el tiempo del Amor ha llegado y el Amor nunca ser un sueo, ni un objetivo. Es perfecto, ms all de cualquier objetivo y de cualquier mejora. No hay nada que cambiar, no hay nada que mejorar, slo hay que reconocerlo en uno mismo y en el otro, con la misma intensidad.

As, los testimonios de los que viven, ledos por los que no lo viven, ms all del sentimiento de abandono o frustracin, captan aunque leyendo esto, el otro se convierte en ti como t te conviertes en m. Es el mismo efecto, el mismo resultado, el mismo Amor. Y aunque no lo veas en el momento, ten la seguridad de que donde has llevado tus ojos en esos das, volvers a ti, cuando llegue el momento, para que tu corazn ya no est en ninguna diferencia, cualquiera que sea la forma y quienquiera que sea la persona, poniendo fin entonces, efectiva y concretamente, a la idea o el pensamiento de ser esa persona que est experimentando esto.

As, la aceptacin incondicional se crea sin pedir nada, sin esperar nada, sin proyectar nada, sino simplemente en el silencio, en el silencio de la oracin del corazn donde las palabras no tienen importancia. Entonces el Verbo se eleva en ti, el soplo del Espritu viene a susurrar a tus sueos o a tu corazn, o luego a tus odos, o al darte a ver lo que debes ver, te lleva con toda naturalidad a la puerta de este umbral, donde te parece que nunca ha existido un umbral como nunca ha existido una puerta.

Lo que fue condicionado y que sirvi como su apoyo es ahora totalmente gratuito y se le ofrece, sin ninguna condicin y sin ningn condicionamiento posible, as como sin ninguna referencia a ningn elemento pasado, ningn elemento vivido o ningn futuro en absoluto. Porque en el Amor, en Eso, no hay pasado, ni futuro, ya no hay ni siquiera un momento presente. Slo hay pruebas de que no se puede imponer el tiempo. Slo sigue siendo obvio, donde no puede aparecer ninguna sospecha. Todo lo que queda es lo obvio, el que te ilumina y te quita los ojos por completo.

As que s, en esto hay una ofrenda. A este respecto, se acoge con satisfaccin. La aceptacin de la ofrenda te permite magnificar tu ofrenda a lo desconocido, permitindote ser visto por todas tus hermanas y hermanos dondequiera que estn en la Tierra, conducindote entonces, sin quererlo, a vivir esta Nueva Eucarista donde ests obligado a afirmar conmigo: Yo soy t, t eres yo, yo te veo, t me ves. Porque no hay nada ms, porque tan pronto como el Amor se ve ms all de la forma, no puede quedar nada ms que el Amor. Este Amor no puede tratar con ninguna idea o construccin personal en este mundo, porque el Amor llama al Amor, llama a la Verdad, pero la Verdad no es de este mundo, la Verdad est en ti.

El Amor te llama entonces a este encuentro cara a cara, para concluirlo, para atravesarlo sin desvos y sin demora. Tambin lo es el Amor. No tienes nada que dirigir, no tienes nada que controlar, no tienes nada que preguntar, no tienes nada que esperar. Basta con que te des cuenta de que esto siempre ha estado ah, y que la separacin fue slo una idea, un sueo que slo pasa, un sueo que arde en la hoguera del Amor, donde no slo no hay ms renuencia, sino tambin donde no hay futuro, ni pasado, ni tiempo, para luego dejarte estar en cualquier espacio de la morada Abba que, te recuerdo, tiene muchas moradas que son todas tus moradas.

As que encuntrate a ti mismo, encuntrate como eras antes de todo origen y despus de todo fin. Y esto slo se puede hacer si aceptas lo inesperado, lo imprevisible y lo desconocido, sin peticin y sin rencor, para comprender y vivir que ninguna historia sirve de nada cuando el Amor es verdadero, y que todo lo dems, fuera del Amor, no puede existir sin el ms mnimo Amor, incluso si t no lo has visto. El Amor es Vida, el Amor es silencio, el Amor es canto, el Amor es danza, el Amor es obvio dondequiera que miren de ahora en adelante. Est en todas partes y si no lo ves, entonces cambia tus ojos y deja de mirar, y mira. Porque si ves, entonces absorbes, porque si ves, entonces eres acogido.

No apartes tus pensamientos, ojos, corazones u odos de cualquier persona que conozcas en cualquier situacin, en cualquier lugar. Mrenlo, es otro t, ambos soando. Entonces, en ti, existe la posibilidad, al amar, de despertarlo, lo cual, a su vez, te despertar. No pidas nada por ti mismo, no pidas nada por el otro, slo s el otro tanto como crees que eres, para realizar el milagro del Amor.

Mientras haya rechazo, no puede haber Amor. La incomprensin no bloquea el Amor, al contrario. Porque el Amor atraviesa un malentendido, porque el Amor atraviesa por todo.

Todo lo que piensas que es denso, todo lo que todava piensas que es opaco en ti, simplemente no es al mismo tiempo que el Amor. No tienes que preocuparte por ello, slo tienes que dejar crecer lo que es, aunque no lo veas, aunque no lo vivas. As que s, la mejor postura es la de la paz y el silencio. Para algunos, es el de la experiencia, el del paso de mitos y arquetipos que vienen de una manera colectiva, aunque sea individual, en accin, haciendo una ofrenda a toda la humanidad.

Lo que sea que vivas o hagas, lo que no vivas o lo que no hagas, no hace ninguna diferencia, tan pronto como ests en silencio, tan pronto como hagas las paces en primer lugar contigo mismo, no en lo que conoces en la historia de esa persona, sino para hacer las paces con tu doble, el que an no has visto, el que an no has reconocido, y sin embargo est en ti de ahora en adelante y siempre ha estado, aunque dentro del sueo y del sueo se te pueda aparecer, como se ha dicho, un prisionero en el sol.

Es slo tu adhesin al sueo lo que te impide despertar, pero esto estaba previsto, incluso antes de que empezaras a soar, que llegara el momento en que el sueo se detuviera, el momento en que el Amor ya no permitiera el sueo, el momento en que el Amor ya no fuera creativo, sino evidencia de silencio, donde no hay nada que crear, donde no hay nada que hacer aparecer. As que, de pie, puedes decirlo conmigo: est todo hecho.

...Silencio...

Me gustara recordarles una vez ms, durante el silencio de lo obvio: no hay distancia, ni diferencia entre ustedes y yo. Hay en m la misma humanidad, la misma forma, el mismo sufrimiento, los mismos placeres, las mismas peregrinaciones, los mismos descubrimientos. Por lo que yo estoy pasando, t ests pasando, incluso si hay un hueco. Pero no hay ms distancia, es imposible.

...Silencio...

Te gustara continuar?

Voz: Testimonio de una hermana que est presente.

Testimonio: Ayer, mi cuerpo, sin brazos ni piernas, se convirti en el eje central luminoso de un enorme trompo que giraba constantemente. Esta maana, cuando Jean-Luc dijo que la punta del sacro y la de la cabeza se uniran a la del corazn, se hizo, y el trompo dej de girar y desapareci.

Lo que est girando es el vrtice de la revelacin. Cuando esto ha penetrado y se revela, entonces el silencio y la inmovilidad ya no necesitan ningn movimiento para manifestar el Amor. Ya no hay necesidad de expresarlo, simplemente hay una necesidad de testificar, porque toda tu presencia en ese momento se convierte en Amor. Una vez ms, no importa lo que digas y no importa lo que hagas, no cambiar nada. El Amor lo toma todo, toma tus sentidos, toma tus ojos, toma tu boca, toma tus palabras, toma tu cuerpo para alcanzarte, donde no hay nada opaco, donde no hay nada ms que oponerse, donde termina el sueo, donde termina la razn. No hay otro lugar, no hay despus, no hay antes, slo eso.

Es en esto que ya no puedes estar sediento o hambriento, que ya no puedes soar, porque la evidencia es mucho ms hermosa que todos los sueos que pueden surgir en este mundo como en otros lugares.

...Silencio...

Puedes continuar?

Voces: No hay ms preguntas escritas en este momento.

As que pasaremos a sus palabras, preguntas o testimonios. Le estamos escuchando.

Testimonio: Al final de la respuesta anterior, volv porque me haba ido, el nico vnculo era la voz de Abba y me di cuenta de que mi cabeza estaba ardiendo. Y cuando...

Que tena el....?

Siguiente: Cabeza en llamas. Y cuando mir por encima de mi cabeza, vi la corona de Mara, parte de ella... todo era brillante, excepto parte.

La corona de gloria, la corona de la eternidad, donde todo lo que eres en manifestacin como antes de cualquier manifestacin, ha sido as revelado. La coronacin no es simblica, es muy concreta. Es el que ilumina la cabeza y el corazn al mismo tiempo, viniendo a mostrarles dnde est el Amor, en la Luz, pero tambin ante la Luz. Aqu tampoco hay diferencia. Como he dicho, estars cada vez ms satisfecho. La Ligereza y la Alegra, aqu tambin, se harn cargo de tus sufrimientos, de tus preguntas, de tus distancias tambin. Porque no puede ser de otra manera en la Inteligencia de la Luz, porque no puede ser de otra manera con la Verdad que no conoce ningn sueo, ninguna negociacin.

As que hay una coronacin que no es slo el llamado, que no es slo el hecho de ser elegido de algo, sino que esta coronacin es, de alguna manera, la culminacin de lo que ya no puede ser, porque estaba pasando, pero nunca pasars. Habindolo aceptado incluso dentro de vuestras desapariciones as como de vuestros retornos, entonces la corona de gloria puede ceiros en la frente y la cabeza, porque vuestro corazn se ha apoderado de cualquier forma de expresin de la persona, de cualquier forma de historia o de reivindicacin. Esta es la ligereza, esta es la experiencia aqu en este mundo de la Verdad del Amor.

...Silencio...

Quin desea expresarse?

Pregunta: Me gustara que se aclarara un punto. Cuando se dice que se har a cada uno segn su fe, y tambin sobre el hecho de que en la morada de Abba hay muchas moradas, y cuando se dice que toda la creacin ser descreada o absorbida, yo personalmente tengo el conocimiento de una hermana en la fe que desea absolutamente vivir en un mundo de materia. Qu pasa con ella?

La libertad ya no permite la materia, la libertad es Amor y Verdad. Quien dice esto no experimenta nada de Amor, diga lo que diga, hable lo que hable de ello. El que vive el Amor no puede jams preferir la materia o la encarnacin en ninguna dimensin, esto es imposible. As pues, es obvio que quien hoy dice que es importante, que dice que es una forma, no ha entendido nada sobre el Amor. Es slo en la perpetuacin de un sueo, slo en la proyeccin. Pero eso no es grave, porque cuando se dijo que se har de acuerdo a su fe. Hoy, como ajustador del pensamiento, rectifico esto: se os har slo segn la Verdad y no de otra manera.

La verdad, como dije, no encaja con ninguna forma. El Amor no necesita una forma. Por supuesto, todos los que hoy dicen esto, cualquiera que sea su experiencia, no viven todava el Amor. No puede ser de otra manera, porque tan pronto como se experimenta el verdadero Amor, ms all de lo conocido, no puede haber atraccin, no puede haber atraccin hacia nada ms que el Amor. Comprended, pues, que no se har segn vuestra fe, sino que se har a todos segn la nica Verdad que no depende de la persona, ni de nadie.

As, estas palabras hechas por tal o cual hermano, slo muestran ignorancia, miedo y sufrimiento. Aunque haya codicia por la materia, estos hermanos y hermanas no conocen el Amor, no se han reconocido a s mismos, porque quien se reconoce a s mismo no puede, jams, preferir la materia al espritu, es imposible. La sentencia, que se os har segn vuestra fe, no corresponde al despus, aunque haya muchas moradas en la casa del Padre que, como habis entendido, son parte del sueo, y que cada conciencia puede tomar prestada, pero sin embargo, no puede ser el caso dentro de la carne.

Mi hijo te dijo: mi reino no es de este mundo. Yo os digo: Yo he estado en este mundo desde sus comienzos, estando en todas partes. Quien vive hoy el verdadero Amor, la nica Verdad, no puede desear nada, slo puede ser este Amor. As que capten bien a travs de lo que digo que los deseos de la persona no representan nada porque, al final, no hay nadie. Quien pronuncia estas palabras no sabe nada del Amor y, sobre todo, no vio nada de l, diga lo que diga, gesticule y afirme lo que diga. Te repito, el que vive el Amor no puede aclimatarse a ninguna forma, a ningn futuro, a ningn devenir, a ningn origen, a ningn linaje estelar.

El Amor se lleva todo. No es una palabra vaca, no es un poema, no es un deseo, pero es la Verdad exacta de todos. Quien se encuentra a s mismo, cualquiera que sea la forma que adopte, ya no necesita ninguna forma y sobre todo expresar ningn deseo. As, pues, lo ven para cada uno de ustedes segn lo que est presente en relacin con el Amor que hay en ustedes, saben pertinentemente si son libres o no. Desde el momento en que hay una reivindicacin de forma, desde el momento en que hay una reivindicacin de comprensin o explicacin, nunca es Amor, es slo la persona, y t sabes perfectamente bien que slo puedes alcanzar el Amor si la persona ya no est all.

Comprende esto, se ha repetido de innumerables maneras para prepararte para estos momentos. T ests en la prctica, no puedes desafiar a nadie y menos an al Amor que t eres. Lo ves o no lo ves. Pero ten la seguridad de que, sea cual sea el momento, sea el acontecimiento o cualquier otro acontecimiento, ya sea personal o colectivo, cuando llegue el momento, que ha llegado, no puede haber duda alguna. Slo el que no conoce el espritu, slo el que vive slo el amor en este mundo, no puede aceptar, por el momento, que slo hay Amor.

Toda oposicin es vana y nula y sin valor, porque el Amor est presente en todas partes de la Tierra, y nadie puede escapar de l, y nadie puede evitarlo, cualesquiera que sean sus deseos, porque yo no tomo en cuenta los deseos de la persona, slo tomo en cuenta la verdad que es a travs de la persona.

As que, por supuesto, hay personajes, historias y hermanos y hermanas que han puesto el miedo tan por delante de ellos que se han congelado, por s mismos y en s mismos, con una capa intransitable. Pero incluso aquellos que hoy sufren y no viven nada, por varias razones, vivirn el mismo Amor cuando llegue el momento. Es en este sentido que no puede haber otra direccin o camino que el de la inocencia y la infancia, que el de la Verdad, que no necesita forma y sobre todo no necesita historia.

Repito, cualquiera que sea la multiplicidad, en este mundo como en cualquier otro, slo hay un corazn, slo hay una conciencia. Este corazn y la conciencia misma no son ms que una ilusin de la primera manifestacin. El Juramento y la Promesa, cuando se actualiza a nivel colectivo, de ninguna manera, no puede permitir la ms mnima ignorancia y por lo tanto el ms mnimo deseo de persistir.

La intensidad del Amor dentro de este reino sagrado que es ahora la Tierra, de donde todo comenz y donde todo termina, no puede dejar la ms mnima eleccin. Para quin querra elegir viviendo el Amor. Slo quien no lo vive puede decidir que no es verdad o apartarse de l. Pero cuidado, slo dura un tiempo, y ese tiempo ha terminado en su totalidad. Lo que sucede a partir de ahora y dentro de unos das, est irremediablemente ms all del tiempo de esta Tierra, dndote a ti vivir esta simultaneidad de la persona que desaparece y el Amor que ocupa todo el lugar. Y no puede escapar de nadie, no puede ser de otra manera.

Como les dije, la historia fue escrita de antemano, slo los diferentes marcos temporales que usaron dentro de la materialidad podan hacerles creer que haba un libre albedro, una posibilidad de eleccin. Pero concierne a la persona, pero el Amor nunca puede elegir. Por qu elegira el Amor, cuando es todo y es en l? Slo los limitados, slo los no vivos, pueden hablar as. Est equivocado, pero no es responsable, ni culpable.

Entonces, permtanme rectificar, dado el llamado de la Tierra y de todos los nios, para rectificar definitivamente este error. No puede ser de otra manera, lo que tiene un principio tiene un fin, y lo que tiene un fin, al final, no es el fin. Nunca hubo un comienzo, slo la persona lo cree. Porque ella misma tiene un principio y un fin inscrito entre el nacimiento y la muerte, y los velos del olvido han dejado slo fe y esperanza. Entonces, no podra decir o haber dicho que se os har de acuerdo a vuestra verdad, porque la verdad no estaba presente, slo poda ser una cuestin de fe y esperanza, y de sueo.

Hoy, la verdad est ah. Cada vez habr menos espacio para los sueos. Esta es la verdadera libertad, donde no hay eleccin porque todo es 100% seguro. As que cuando todo es 100% seguro, qu se puede decir como una eleccin, qu se puede pesar o comparar? Esto es vlido dentro de la ilusin, pero no es vlido, nunca ha sido vlido, en los mundos del espritu y en el espritu humano.

Amar la materia es una libertad que te has concedido a travs del sueo. Pero la materia, incluso la ms ordenada, incluso la ms afiliada al Amor, lo que ustedes llaman la tercera dimensin unificada, no es otra cosa que ustedes mismos, en otro tiempo y en otro espacio. El tiempo nunca se ha desplegado, el espacio nunca se ha desplegado, slo haba un sueo. El Amor no necesita soar, el Amor no necesita forma, el Amor no necesita conciencia. Eso es lo que eres.

Y sobre todo, quien dice que prefiere la materia ha acumulado tal cantidad de Amor encerrado que tambin debe ser liberado all. Liberarlo de qu, ya que no hay nadie all? Despertarlo del sueo, despertarlo y revelrselo a s mismo. Y eso es algo que cada uno de ustedes se da cuenta, no por voluntad, sino de memoria. No me necesitis, no necesitis a nadie, porque cada uno de vosotros es Abba, cada uno de vosotros es Mara, cada uno de vosotros es el Nio. Por supuesto, esto no puede ser aceptado por la mente o posiblemente aceptado en concepto. Pero he venido a decrtelo, vvelo, est abierto, ya no hay ms cierre, ya no habr ms. Slo el miedo a lo desconocido, slo el hecho de aferrarse a tu bolsa, a este personaje, a su historia y a la Tierra, te privan todava de las pruebas.

Se ha dicho que cuando llegue el momento, nadie podr escapar por el ojo de la aguja, es decir, ahora. Ya no hay demora, la copa est llena, es hora de derramar las aguas desde lo alto para realizar el milagro de una sola cosa, donde nunca ha habido Cielo ni Tierra, de ninguna naturaleza ni forma, donde slo hay Verdad en el silencio y la inmovilidad de este Amor, este infierno de Amor, que llena para siempre cualquier deficiencia y cualquier latencia.

...Silencio...

Quin est hablando?

Testimonio: Es muy fcil para m absorber a una persona, digamos, cuando aparece en mi pantalla mental, ya sea que mis ojos estn cerrados o desenfocados. Sin embargo, es muy difcil e incluso imposible para m cuando tengo los ojos abiertos y tengo a la persona fsica frente a m.

Entonces, bienamados, ustedes no viven el Amor, permanecen en la pantalla mental. Cuando digo que el otro est realmente en ti, no sucede en la imaginacin o en la mente. Esta es la realidad total e indeleble del intercambio de almas. Este cuerpo ya no es tuyo, es del otro, el cuerpo del otro ya no es de l, sino tuyo. Esto es real y concreto y no tiene nada que ver con ninguna visin o pantalla mental, que sigue siendo slo una quimera y una ilusin total. El Amor no es eso. El Amor no es una imagen, ni una pantalla mental, ni una visualizacin. As que, en este caso, simplemente le dira, es aconsejable comerse a s mismo para desaparecer de cualquier personaje y de cualquier pantalla mental.

El Amor no est ah. Por otra parte, no ests mirando a donde deberas mirar, sabiendo que no hay nada que buscar. Acoger al otro no significa proyectarlo en una pantalla mental. Acoger al otro es vivirlo concretamente, a sabiendas, voluntariamente, en su totalidad. Y mientras seas un prisionero en tu persona, por supuesto, esto no puede ser vivido.

Lo que se experimenta a nivel de la pantalla mental, de la visualizacin o de la energa, no tiene nada que ver con la verdad del Amor, dira incluso que es su anttesis, porque participa en la separacin y en la divisin, cualesquiera que sean los resultados. Nunca te har libre a ti ni al otro. El nico consejo que puedo darte entonces, en este caso, es que te comas a ti mismo y te des la acogida. El otro slo ser accesible en cuanto haya desaparecido de cualquier pantalla mental, clculo o visualizacin. Es slo un sueo.

As, persigues el sueo y nunca vives la verdad, es imposible, porque en esto, no desapareces. En este caso, se mide y se compara el otro. Siempre hay dos, no hay uno. Cmo puede haber cero? Cmo puede haber lo Absoluto y la a-consciencia, cuando tus juegos te llevan a manifestar la conciencia, ya sea a travs de la energa, a travs de la visin, no lo olvides?

Adems, ests hablando de ojos abiertos y ojos cerrados. El amor se ve. Por supuesto, durante una cierta fase, era necesario privilegiar la inmovilidad, el silencio y los ojos cerrados. Pero hoy, lo que est sucediendo da a muchos hermanos y hermanas algo por lo que vivir, que amar al otro no se puede hacer en una pantalla mental o apreciando una energa o percepcin pasajera. Esto no es cierto, es slo una concha ms, una ilusin ms que es interminable. Slo vivir el otro te da la verdad, nada ms.

Mientras no hayas vivido que todo el mundo est en ti, comenzando ya con una persona, siempre estars separado y dividido en ti mismo como con todas las dems. Vivir el Amor es convertirse en el otro, nada ms y nada menos, demostrndote y mostrndote, como deca antes el testimonio de una hermana, que hay tanta bondad hacia ti como hacia el otro, que no hay diferencia entre t y el peor enemigo, porque ninguno de los dos existe en ltima instancia.

Slo hay lugar para el Amor, pero t no puedes poner delante la persona, ni la pantalla mental, ni la visualizacin, porque todo esto permanece externo a ti y no se experimenta en el corazn. Porque si se vive en el corazn, entonces est este infierno del Amor, que nunca te permitir hacer este tipo de cosas que sin embargo se hacen con bondad, en el camino de la infancia, pero que nunca sern la verdad.

La Verdad os ha sido dicha por innumerables voces, todos somos realmente uno en el otro, la nica salida es sta. Y mientras valoren su individualidad que no existe en ningn otro lugar excepto en su fantasa de evolucin o el futuro, no pueden vivir la verdad, no estn disponibles para ella. Pero no te preocupes, como dije, la verdad te encontrar dondequiera que ests, cuando llegue el momento.

Con los ojos abiertos y los ojos cerrados, terminar con eso, no debo hacer ninguna diferencia a partir de ahora. Lo que ustedes ven con sus ojos carnales debe ser amado de la misma manera, en el silencio de la visin, sin hacer ninguna diferencia all tampoco. Porque mientras haya la ms mnima diferencia que hagas entre uno de tus hermanos y hermanas, esta diferencia te afecta mucho ms que el otro. Esto fue dicho de diferentes maneras, incluyendo algunas humorsticas, por el Comendador de los Ancianos. "Es l que dice quin es. "No hay otra manera de vivir el otro, y todos los dems. No hay camino, slo hay el infierno del Amor. No llegars al infierno del Amor practicando de esta manera, en ninguna prctica, porque no es verdad, porque no se vive.

Vivir el otro es realmente vivirlo. Hay realmente, en ese momento, un intercambio de alma, o un intercambio de mente. No es un sueo, no es una visin, es la verdad estricta y todos ustedes son capaces de ello hoy. Simplemente, todo lo que has puesto delante de ti, hace una pantalla, es el caso de decirlo, y en la pantalla, no hay nada vlido, no hay nada activo.

La nica verdad hoy es transmutar la matriz de tu cuerpo y de este mundo, convirtindose a su vez en los elementos, convirtindose a su vez en la tormenta, el rayo, el trueno, convirtindose a su vez en cada uno de los otros que aparecen ante tus ojos o en tu historia, sin hacer ninguna diferencia, all tambin. Nunca encontrars la libertad o la verdad de esta manera, te lo aseguro. Y de hecho, para muchos de ustedes, esto ha estado sucediendo durante mucho tiempo. De hecho, uno va en crculos, no hay salida, no hay salida por ese camino.

El Amor no es conocimiento, es ignorancia. Por supuesto, algunos de nosotros hablamos a travs del conocimiento, porque su conocimiento es Verbo y sobre todo, de antemano, son el infierno del Amor, mientras que las palabras que han salido de la pantalla de tu reflexin son slo una parodia del Amor, que slo estn ah para ocultar la falta de Amor que no se vive.

El Amor del que hablo no puede ser conocido por la energa, no puede ser conocido por la historia, no puede ser conocido por ninguna percepcin en absoluto. Slo puede ser conocido a travs del sacrificio. Pero mientras haya una pantalla, cmo puede haber sacrificio? Esto es imposible y siempre ser imposible, excepto en el momento de la verdad que nadie puede evitar, donde nadie puede escapar de ninguna manera. Dejar que lo completes.

Mismo hermano: De lo que hablaba era de mi falta de habilidad para absorber lo que veo con mis ojos fsicos, es decir, el fsico y tambin el personaje. Bueno, quera compartir la dificultad que tena para absorber lo fsico.

Lo he entendido bien.

El mismo hermano: Y el personaje. Que era ms fcil si no lo tena delante de m.

Ests hablando de tu personaje o de otro personaje? De qu personaje ests hablando?

El mismo hermano: El personaje, la bolsa de carne y la persona.

Voz: S, pero es el personaje frente a ti o frente a ti mismo?

Mismo hermano: No, cuando ella est frente a m, es ms fcil cuando ella no est frente a m.

Voz: Eso es.

S, pero lo que es ms fcil no es verdad, te lo acabo de explicar.

Mismo hermano: Bien, bien, bien, confo.

Porque si esto fuera cierto y realmente cierto, entonces el que t absorbes slo puede vivir el infierno del Amor, le guste o no. No es una cuestin de ojos abiertos o cerrados, es una cuestin de quin o qu se interpone en el camino, si no es usted mismo. Las palabras que usas muestran que no has desaparecido, para ti mismo, para la historia. Al no haber desaparecido para ti mismo y para la historia, cmo quieres reconocerte en el otro? Slo te reconoces en el otro, en el otro, desde el momento en que te olvidas de ti mismo como persona. Todo lo que te importa es importante para ti, hasta el ltimo momento. Slo el silencio es un requisito previo para la Verdad.

El Amor no puede ser manipulado con palabras. El que est en el infierno del Amor, sea cual sea su vocabulario, sea lo que sea lo que se diga, lo que sale de l es Verbo y evidencia.

No hay juicio en esto, sino simplemente una mirada que te muestra la distancia que existe en la apariencia de tu persona, y que restringe la instalacin de esta paz eterna, este indecible Amor que no puede ser confundido con nada ms, y sin embargo, hoy, es accesible para todos, sin distincin de ningn tipo. Y para que eso suceda, tienes que dar a luz todos los viejos reflejos y todas las viejas maneras de entender, tienes que presentarte como un nio virgen, desnudo y nuevo, sin ninguna carga, real y concretamente. Porque el Amor te ve, aunque t no te veas a ti mismo. Y si el Amor te ve, es inflexible con lo que est sucediendo y lo que est mal. Es compasin total, pero no puede ser mancillada por ningn elemento del sueo, cualquiera que sea, porque el sueo est llegando a su fin.

La urgencia es reposicionarse dentro de la desaparicin, ms all de cualquier historia y especialmente de cualquier reclamo. Porque desde el momento en que usted reclama, usted est en la proyeccin, usted ya no est en la acogida. Porque desde el momento en que lo pides, no puedes recibir. La acogida no es una peticin, la acogida es una rendicin. Por supuesto, muchos de ustedes todava tienen la comprensin equivocada. Y sin embargo, las palabras, ya sean mas hoy o de estrellas del pasado, antiguas, arcngeles, fueron todas cinceladas antes de la creacin. Todo es perfecto.

Incluso a travs de su pregunta y de mis palabras, habr un ajuste, no puede ser de otra manera. Porque mis palabras ya no son palabras, son el Verbo revelado que toca ms all de la persona, ms all de las religiones, ms all de los conceptos. Por supuesto, se expresan en una lengua determinada, no es casualidad. La sencillez del Amor es un juego de nios y mientras no te vuelvas como un nio de nuevo, libre y espontneo de todo condicionamiento, presente en el momento presente, de manera eterna y permanente, todo lo dems no puede ser Amor, sino una imagen del Amor. La imagen del Amor no es Amor, aunque a veces te lleve a l.

Pero hoy, ya no es tiempo de postergar, ya no es tiempo de pensar, ya no es tiempo de comprender, ya no es tiempo de amar sin restricciones y sin condiciones. Y mientras pases por algo que no sea Amor desnudo o Amor puro, aunque no hagas ningn viaje, entonces es un amor que an no es verdadero, en su totalidad, porque es coloreado, porque por lo tanto es amputado. Les aseguro que esto es todava el caso de innumerables hermanos y hermanas, pero el contagio se hace cada vez ms evidente y, en este sentido, afirmo solemnemente que nadie podr evitar el Amor vivo, nadie podr escapar de l, cualesquiera que sean las circunstancias del acontecimiento, cualquiera que sean sus tiempos.

As, pues, somos innumerables para ser Abba, para conocer a Mara y para bendecirte en todo momento, sin conocerte, sin tocarte, sin contactarte. Porque no hacemos distincin entre el que golpea al nio, el que te ha hecho dao durante miles de aos y el que amas. No jugamos con las apariencias, no jugamos con la discriminacin, sino que simplemente jugamos con la Verdad. No hay diferencia ms all de las apariencias. No hay nada que condenar, no hay nada que juzgar. Porque la manera en que te midas y juzgues a ti mismo, o juzgues a los dems, sers medido y juzgado por ti mismo de la misma manera. Puesto que el resultado es la aniquilacin de toda oposicin y resistencia, no hay otra verdad. Eso es todo lo que hay que hacer.

Mismo hermano: As que yo tambin soy la persona, la persona que desaparecer. Soy yo la persona?

No estoy seguro de haberte seguido. Eres todo menos una persona.

El mismo hermano: Oh, s.

Mientras creas que eres una persona, no puedes ser libre.

Mismo hermano: S, pero...

Hasta que no entiendas que la persona, en lo que es, no hay nadie, no puedes ser transparente.

Mismo hermano: S, pero acogiendo a la otra persona, acogemos a otra persona.

No, cuando realmente acoges a la otra persona en tu corazn, no acoges su persona o forma, lo dije y lo repet, acoges su espritu y su alma y l se convierte en ti, y se vive en ti y no en una pantalla mental. Se experimenta directamente a travs de su carne. Y de todos modos, no nos vamos a perder en palabras y definiciones porque, al final, slo hay un resultado, est presente o no. Siempre ves el infierno del Amor o no?

El mismo hermano: No.

No puedes mentirme a m, no puedes mentirte a ti mismo. T no ests aqu para justificar, t no ests aqu para ser juzgado, t ests aqu para ser amado y para ser Amor. Y mientras te mantengas frente a ti, no con historias que sean aceptadas, sino reflexiones de esta naturaleza, es, como dices, slo una cuestin de reflexin mental que le pertenece a la persona, sea lo que sea que aparezca en tu pantalla. Porque lo he dicho para cada uno y lo dir de nuevo cada vez, tan pronto como seas verdadero, lo que sale de tu boca ya no es la palabra, sino que el Verbo y el Verbo no puede engaar. Miras dentro de la persona. No puedes encontrar nada dentro de la persona excepto fantasas, creencias, ilusiones.

El resplandor del Amor, como, hace muchos aos, todos los hermanos y hermanas que han vivido ciertas formas de experiencia de muerte inminente, todos ustedes lo han encontrado, todos nosotros lo hemos encontrado, hay el mismo resplandor de mirada, la misma sencillez, la misma infancia, la misma Alegra, la misma ligereza, cualquiera que sea la edad, y la misma evidencia. Las palabras de evidencia no son las palabras de un testimonio o una pregunta, son las palabras del Verbo y las palabras del Amor, y nada ms.

As que es mejor permanecer en silencio, acoger ms all de cualquier visin, con los ojos cerrados o con los ojos abiertos. Dices que es difcil cuando tienes los ojos abiertos, pero por supuesto, ya que slo ests trabajando en visualizar tu pantalla mental, que es slo una quimera. No es el corazn, el corazn no sabe eso, aunque el corazn lo vea, lo sienta y lo respire, lo viva y lo que aparezca en ese momento sea claro, en su totalidad. Es claro, es preciso, es ligero.

No hay que juzgar ninguna experiencia, no hay que pesar a ningn Estado, pero hay que decir la palabra de verdad para silenciar las mentiras, han durado demasiado tiempo, han durado un largo tiempo. Como dije, la copa est llena, mucho, mucho ms que llena, porque ms all de cierta etapa que se pasa, el peso de la encarnacin, no de esta vida sino de todas las vidas, puede ser un obstculo.

Hoy, como ustedes saben, el nmero de hermanos y hermanas que viven en esta hoguera es ms que suficiente para completar la revelacin de la Verdad. Comer al otro es no verlo, es no conocerlo, es no conocer su historia aunque sea posible, es realmente y concretamente, no s cmo decirte lo contrario, ser el otro. No se trata de ponerse en el lugar del otro, no se trata de pensar por el otro, se trata de ver que todos ustedes son los dems. Es lo que te permite quemar la ilusin y te da para vivir que al final, no hay nadie, no hay historia, slo hay Amor. Y eso no es inaccesible, ni lejano, y no es un sueo, es la nica verdad, no hay otra.

As que ten la seguridad de que tampoco hay error, ya que todo es perfecto y todo est escrito. Estas palabras tenan que ser dichas, las tuyas y las mas, en ese momento. No hay nada que hacer, ningn esfuerzo, excepto dar la acogida. Pero no puedes aceptarlo hasta que desaparezcas de ti mis

7 Vues